Noticias

martes 06 agosto 2019

Conservación de ecosistemas: La otra cara de la minería en la Región

Más de 250 km2 de ecosistemas con alto valor ambiental son los que protege Los Pelambres, entre ellos cuatro sitios declarados Santuario de la Naturaleza.

El proyecto más próximo en la materia apunta a generar un espacio para la educación ambiental en el Cerro Santa Inés, replicando lo que se realiza en el Centro Andrónico Luksic y en el Parque Rupestre Monte Aranda.

 


El sitio que hoy se reconoce como Santuario de la Naturaleza y Sitio Ramsar, pudo haber vivido una historia totalmente distinta. Porque la Laguna Conchalí, un humedal costero ubicado 4 kilómetros al norte de la comuna de Los Vilos, a finales de los años 90 era un sitio abierto sin planes ni medidas de protección.

Fue bajo este escenario que Minera Los Pelambres puso en marcha un programa para la recuperación, conservación y protección de este ecosistema, con el objetivo de salvaguardar su alta diversidad biológica, caracterizada por la presencia de flora, fauna terrestre y acuática, y por su importancia en la ruta migratoria de las aves neotropicales e interhemisféricas.

Así, uno de los primeros desafíos en materia ambiental fue proteger la Laguna Conchalí, lo que implicó retirar toneladas de basura, mantener el espejo de agua y habilitar una zona específica para la visita de turistas y la comunidad de Los Vilos.

El trabajo conjunto con diversas instituciones del Estado permitió que años más tarde este sitio alcanzara la categoría de Santuario de la Naturaleza (2000) y sitio RAMSAR (2004), generando la presentación de un plan de manejo , el que considera un cronograma de acciones vinculadas al régimen hídrico, control de especies invasoras y monitoreo ambiental, entre otras.

“Son más de cincuenta las personas, muchas de ellas de la provincia, las que se empeñan a diario en cumplir no sólo nuestros compromisos ambientales que apuntan a la conservación, preservación y desarrollo de estas áreas, sino también aquellos que pretender contribuir a la educación y valoración de la identidad natural del territorio”, comenta Marcela Poulain, jefe de Gestión de Riesgos Regulatorios de Minera Los Pelambres.

Así como la Laguna Conchalí, la gestión de Minera Los Pelambres en esta materia considera también la protección de otras cinco áreas con un alto valor ecológico: Cordillera Sur, área protegida para garantizar la sustentabilidad de la vegetación utilizada para el alimento del ganado en la alta cordillera; Alto Andino, territorio conformado por los sectores de Piuquenes, Hualtatas, Quebrada Talca y Manque, donde se ejecuta un plan de conservación de áreas con humedales altoandinos y hábitat de fauna silvestre; Sitio Monte Aranda, lugar de conservación con presencia de Palma Chilena, única palma nativa de nuestro país; Quebrada de Llau-Llau, donde se resguardan especies como el chequén y el canelo; y Cerro Santa Inés, donde se llevan a cabo labores para conservar un bosque relicto de olivillo, sumando en total 26.922 hectáreas o 269 km2 de conservación de ecosistema en la comuna de Los Vilos.

De todos ellos, los últimos tres también han sido nombrados Santuario de la Naturaleza, convirtiendo a Minera Los Pelambres en la empresa privada con más áreas protegidas (4) bajo esta categoría en todo el país.

“Entre los compromisos que hemos asumido como Compañía está el fomentar una ganancia en biodiversidad y contribuir a la conservación de ecosistemas, y a la fecha hemos logrado muy buenos resultados. Es nuestro interés seguir trabajando en esta senda para que estos y otros sitios continúen siendo una riqueza para las actuales y futuras generaciones”, asegura Mauricio Larraín, Gerente General de Minera Los Pelambres.

En línea con su compromiso medio ambiental, la empresa minera trabaja ahora en el diseño de un proyecto que busca habilitar y construir un centro de interpretación y visitantes en el Cerro Santa Inés -replicando lo que se realizó en el Centro Andrónico Luksic Abaroa y en el Parque Rupestre Monte Aranda-, esto en respuesta al desafío de incorporar el área protegida como un espacio para la recreación y educación ambiental abierto, que permita a la comunidad conocer la riqueza biológica de la región y la importancia de su conservación. Santuarios en la región Bajo el desafío de ampliar la cobertura de protección de sistemas frágiles en la región de Coquimbo, el Ministerio del Medio Ambiente ha liderado los esfuerzos por decretar como Santuario de la Naturaleza a otros sitios también catalogados en su momento con prioridad de conservación.

Se trata del Estero Derecho de Paihuano, de los Humedales Tongoy de Coquimbo y de la Raja de Manquehua-Poza Azul en la comuna de Salamanca, tres áreas que sumadas a las administradas por Minera Los Pelambres, sitúan a la región de Coquimbo en el tercer lugar de las regiones con más sitios de conservación en el país, sólo por detrás de Valparaíso (11) y la zona Metropolitana (11).

 

 

Volver a noticias